Categories
Consejos

Colorín Colorado, Acabemos Empapados (Lubricación)

lubricacion

No nos engañemos, a todos nos ha pasado en nuestras relaciones sexuales, y es que la falta de lubricación o el exceso puede ser más normal de lo que pensáis. Empecemos a normalizar ciertos temas…

La importancia de la lubricación

Es cierto que el exceso de lubricación puede ser muy incómodo para ambas partes, además de que puede provoca que disminuya toda la excitación acumulada. En este caso, lo mejor es hacer una visita al ginecólogo o urólogo para saber el por qué de la situación.

Cuerpos, tranquilos, todo tiene solución. Si hablamos de problemas hormonales, lo más probable es que mejore con tratamiento, sin embargo, si hablamos de situaciones puntuales, los siguientes tipos pueden ayudaros (y mucho).

  • Tened una toalla a mano para poder secar la zona. Así eliminaréis el exceso de lubricación rápidamente.
  • No uséis aceites de masaje, estimulantes, retardantes… al llevar una base de lubricante puede empeorar la situación y hacer que todo quede más mojado.
  • Tratad de evitar un juego de excitación prolongado, esto hará que lubriquemos más al estar más excitados.

Ahora bien, ¿y si el problema es que cuesta lubricar?

Como todos los problemas, tiene solución. Siempre recomendaré primero visitar a un ginecólogo o urólogo para saber de dónde radica el problema. Si tratase de algo hormonal, hablaremos del mismo procedimiento; un tratamiento recetado por el ginecólogo o urólogo, es la forma más efectiva de resolverlo.

Sin embargo, cuando lubricar más y cuando menos, no es una opción. Eso viene cuando viene, y sí, hay formas de ayudar a que esto suceda más rápido y con mayor duración. Además, no lubricar no significa una falta de excitación, se puede estar cachondísimo igual y que tu sexo no lubrique de la forma adecuada.

Pues bien, para conseguir una mayor lubricación, podemos ayudar a aumentar la excitación de dos formas distintas, de manera natural o artificial.

Si optamos por la forma natural, tenemos que dedicar tiempo al placer del otro cuerpo.

A veces son las condiciones, tiempo o incluso, nuestro propio pensamiento los que fastidian el momento. Por eso mismo recomiendo dedicarle el mayor tiempo posible a cada zona erógena de la otra persona. Dejarnos llevar por su lenguaje corporal será una magnífica guía, y si la entrepierna empieza a humedecerse… ¡Premio!

Recordad, como os he comentado otras veces, una buena comunicación previa sobre los gustos de cada uno, puede facilitar la tarea.

Ahora bien, hemos probado la forma natural y no conseguimos el resultado deseado ¿qué hacemos?  Optaremos por la forma artificial. Sí, hablo de lubricantes, los aliados perfectos.

Los lubricantes son todo un mundo. Hay muchísima variedad entre la que elegir, dependiendo siempre de las necesidades de cada cuerpo.

Puedes elegir entre lubricantes con sabores, lubricantes con efecto frío/calor, lubricantes con base de agua o silicona, lubricantes vibradores, lubricantes retardantes, estimulantes… Como ya os decía, un mundo.

Así que, ante tanta variedad, voy a haceros una mini guía de lubricantes:

  • Con sabores: Lubricantes para todos los gustos. Fresa, chocolate, menta, plátano… Son perfectos para jugar.
  • Efecto frío/calor: El contaste entre ambas sensaciones es una perdición. Muy recomendables.
  • ¿Base de agua o base de silicona?: Todos aquellos con base de silicona suelen ser recomendados para practicar sexo anal, ya que no se absorben con tanta facilidad y son perfectamente compatibles con los preservativos. Aquellos que son con base acuosa, se usan para relaciones más suaves, debe usarse un poco más de cantidad por su rápida absorción y también son compatibles con los preservativos.
  • Vibradores: Como lo leéis, hay lubricantes que causan hormigueo en los genitales. Además, hay con diferentes potencias ¡así puedes controlar tus revoluciones!
  • Retardantes: Este tipo de lubricantes, son retardantes del orgasmo, como su propio nombre indica. Ayudan a aguantar más y por consiguiente, retardan el orgasmo.
  • Potenciadores: Favorecen e intensifican el orgasmo. Y vaya si lo hacen…

Pues con esto ya tenéis la información necesaria para saber qué tipo de lubricante os conviene.

Como consejo, si vais a practicar sexo anal, os recomiendo los lubricantes con base de silicona. Además, no uséis geles o cremas con efecto anestesiante , ya que al no sentir la zona igual, puede haber más probabilidades de que hagamos una fisura.

Cuerpos, es hora de no poner escusas, ni a los excesos, ni a las faltas. Y no olvidéis visitar a un ginecólogo o urólogo en caso de duda.

¡A disfrutar!

Colaboración @sexocon.x

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Su carrito
    Su carrito esta vacío Vuelva a la tienda
    Abrir chat
    ¿Necesitas Ayuda?
    Hola Disfruton@,
    ¿Podemos ayudarte?